Hoy en día sabemos de la importancia que la meditación tiene en nuestra cotidianidad occidental y que dedicar un espacio de meditación o contemplación al día proporciona una infinidad de beneficios, no solo emocionales, sino físicos y cognitivos. Hay múltiples técnicas e información sobre meditación al alcance de todos, y la verdad, es que hay tantas maneras de meditar como personas hay en el mundo.

Podemos leer libros sobre mindfulness, artículos sobre educación emocional, guías de meditación nivel principiante-medio-avanzado… pero, ¿Sentimos que nos funciona? ¿Podemos realmente llevar la meditación a una practica diaria? ¿Hemos encontrado nuestra propia manera de meditar?

El “no logro relajarme” o “no logro dejar la mente en blanco”, son frases muy comunes entre la mayoría de personas de nuestro país. Y no se preocupen, es normal, es algo que nos sucede a todos.

Por eso mi objetivo es intentar brindar un espacio donde cada persona pueda llegar a experimentar, de manera gradual, la meditación e intentar en la medida de lo posible, que esta practica pueda llegar a formar parte de su día a día.

La meditación que propongo es creada, básicamente por mi propia experiencia…
Se trata de una meditación guiada a través de una visualización sensorial y sanadora. Un espacio donde estar en silencio y en el presente, conectados en el ahora, para poder dejar ir todo aquello que ya no nos sirve, todo aquello que ya esta aprendido, lo viejo, lo caduco.

Un espacio donde limpiar y purificar nuestro interior, dando espacio para crear nuevas experiencias, nuevas ilusiones creadas desde el amor y el corazón.  Ofrecemos meditaciones en grupos e individuales. Estamos abiertos acompañarte y guiarte en tu meditación.

Contacta